5 formas seguras de superar una lesión de rodilla

Imagen: Pixabay por nattanan23

Las rodillas son una de las articulaciones que nos lesionamos con mayor frecuencia y, si te ha sucedido, seguro estarás de acuerdo en que es uno de los dolores más insoportables que hay. Por lo general, se caracterizan por ser inflamaciones palpitantes y provocan rigidez en la articulación.

Y, aunque el dolor no puedes erradicarlo en su totalidad, si puedes minimizarlo y hacerlo manejable, sin que afecte demasiado tu actividad cotidiana. Si quieres saber cómo lidiar con el dolor de rodilla, a continuación te dejamos una lista con 5 formas seguras para que superes este tipo de lesión:

1.- Aplica hielo.

Para la mayoría de los dolores de rodilla, la aplicación de hielo es uno de los primeros pasos que puedes seguir para lograr una recuperación. Además, el hielo actúa como un excelente anestésico para calmar el dolor.

Puedes aplicarlo en la zona de mayor dolor, usando una bolsa de hielo o colocando varios cubitos de hielo dentro de una bolsa plástica. Solo cerciórate de que la bolsa de hielo este cubierta con una toalla, para que no entre en contacto directo con la piel.

2.- Evita golpes en tu rodilla.

Si quieres contener el dolor de rodilla y que no aumente, debes hacer todo lo posible por no forzar esta articulación. Eso implica evitar ciertas actividades, como subir y bajar escaleras, correr, caminar por terreno escarpado o montañoso. Ese tipo de esfuerzos pueden demandar más de tu rótula.

3.- Aplica calor.

Si bien al principio es recomendable aplicar hielo para evitar la inflamación y el dolor, después lo mejor es que apliques calor directo sobre la rodilla, sea con bolsas de agua, masajes, esterillas eléctricas o cualquier otra solución.

Los expertos recomiendan que después de producirse la lesión, lo mejor es aplicar calor a diario para calmar el dolor y acelerar la recuperación.

4.- Ejercita tus isquiotibiales.

Para que puedas rehabilitar tu rodilla lesionada, es importante que aumentes la fuerza de tus músculos isquiotibiales. Estos están ubicados en la parte posterior de tu pierna.

Algunos de los ejercicios que puedes practicar son la flexión de pie, la flexión con las piernas abiertas, flexión sentado en el piso, series con cinta, entre otros.

5.- Usa vendaje neuromuscular.

Por muchos años se usó solo un tipo de vendaje para inmovilizar la rodilla durante el proceso de rehabilitación. Pero los avances de la ciencia han hecho posible la aparición de vendajes más efectivos que, no solo protegen la lesión, sino también respetan la movilidad y, al mismo tiempo, realizan un micromasaje en la zona afectada.

Se trata del vendaje neuromuscular o Kine Tape, una opción que solo limitará tus movimientos de manera parcial, pero sin dejar de ofrecerte una sensación de seguridad y soporte.

Con información de: IndiaTimes, Mejor con Salud

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*