5 prácticas efectivas para que tu emprendimiento sea más rentable

Imagen: Pixabay por nattanan23

Uno de los errores más comunes que suelen cometer los emprendedores, es olvidarse de revisar y controlar en qué están gastando y cómo pueden repercutir muchos de esos gastos innecesarios o exagerados en la rentabilidad del negocio.

Para que puedas identificar cuáles son esos gastos que pueden estar afectando los resultados de tu negocio y, por consiguiente, el incremento de tus márgenes de ganancia, a continuación te dejamos una lista de 5 prácticas efectivas que puedes poner en marcha desde este mismo momento:

1.- Acorta tu ciclo de ventas.

Debes revisar si existe alguna manera de cerrar más rápido las ventas de tu negocio. Cualquier paso que des en este sentido, por pequeño que sea, contribuirá a disminuir tus costos de ventas y liberará un gran flujo de efectivo que antes estaba represado a nivel del equipo de ventas.

2.- Acelera el tiempo de diseño de tus productos.

Por ejemplo, si eres un fabricante de piezas y productos para motocicletas de alta gama, puedes intentar reducir a la mitad el tiempo que te toma el diseño de un producto nuevo, mediante la contratación de una empresa de ingeniería especializada.

De esa forma puedes desarrollar más productos en menos tiempo, aumentando proporcionalmente las ganancias para tu negocio.

3.- Incrementa los precios.

Si tu negocio factura por hora de trabajo, puedes revisar cuánto estás cobrando y aumentar tus tarifas. Si, en cambio, cobras por producto, puedes buscar la forma de obtener un precio más alto. Eso significa que podrías añadir un incentivo a tu producto para elevar su precio o, también, mejorar tus mensajes y estrategias de marketing y ventas para que seas más efectivo y puedas elevar tus precios. O, simplemente, podrías elevar tus precios.

Por lo general, los emprendimientos comienzan con precios bajos para captar más negocios y, con el tiempo, solo hacen aumentos nominales a los precios. Lo ideal sería que te sentaras y repensarás tu modelo de fijación de precios.

4.- Elimina tareas y actividades que no añaden valor al negocio o a tus clientes.

Siempre debes tener presente que toda cantidad de dinero que ahorres y que resulte de reducir costos asociados con cosas que no le añaden valor a tu negocio o a tus clientes, sumará directamente a tus ganancias. Por ejemplo, optimizar tus reuniones y reducir su número, mejorar el procedimiento de elaboración de informes, entre otros.

5.- Cambia un gasto fijo por uno variable, para tener mayor flexibilidad.

Este tipo de prácticas son extremadamente importantes para la aplicación de tácticas y estrategias no probadas. Además, es una excelente forma de proteger tu flujo de efectivo. Por ejemplo, paga por venta realizada, en lugar de garantizar un pago fijo mensual o semanal a un vendedor externo.

Con información de: Inc.com

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*