¡Ya es hora! Tips sobre cómo cuidar tu salud visual en el trabajo.

Solo tienes dos ojos, ¡Cuídalos!

Cuidar tu salud visual

Todos nuestros cinco sentidos son de vital importancia, cuidar tu salud visual en el trabajo es imprescindible. Una famosa escritora estadounidense del siglo XIX llamada Elena G. de White, los describe como “Las avenidas del alma”, y es que gracias a nuestros sentidos nuestro interior interactúa con todo lo que nos rodea.

Siempre debemos cuidar el bienestar de nuestros sentidos y sobre todo la salud visual. La visión es muy importante para todas nuestras actividades diarias, y sin duda es clave al momento de estar trabajando.

Por lo cual es clave que cuidemos nuestra visión mientras estamos en nuestra jornada laboral. A continuación, conocerás algunos consejos sobre cómo cuidar tu salud visual en el trabajo.  

1.- Cuidar tu salud visión es prevención.  

Generalmente, un amplio porcentaje del registro de accidentes laborales tiene como protagonista a los problemas de visión, es decir, estos no hubiesen ocurrido si no se tuviesen problemas en los ojos. Por lo tanto, empleados y empleadores deben procurar establecer políticas de cuidado de la visión dentro de la organización.

La prevención, además de contribuir en conservar la integridad física del trabajador, le evitará la empresa el pago indemnizaciones, ausentismo laboral por problemas de salud relacionados con la visión, entre otros.  

2.-  Uso de equipos para proteger la vista 

No debes dudar de utilizar todas aquellas herramientas que puedan ayudarte a preservar tu visión, por supuesto que dichos equipos tendrán mucho que ver con las tareas realizas, pero debes evitar cualquier lesión de origen mecánicoquímico e incluso de radiaciones. 

Lamentablemente, la mayoría de lesiones que ocurren a la vista dentro de la jornada laboral tiene consecuencias permanentes, que pueden incluso inhabilitar a la persona para seguir siendo parte de la fuerza laboral de una nación. Por lo tanto, no debes negarte a usar los implementos necesarios, y si es el caso, exigir que dichos equipos te sean entregados para su utilización.  

3.- Debes conocer los riesgos de tu función. 

Al momento de aceptar un trabajo debes conocer todas las cosas relacionadas con tu labor. No debería tomarte por sorpresa el hecho de que haya especificaciones de tu función que puedan arriesgar tu salud visual.

Después de conocer tus funciones, puedes decidir qué implementos necesitas, esto en el caso de que sean responsabilidades donde no haya ya implementado con anticipación un protocolo o procedimiento adecuado para ejercer la labor dentro de cualquier organización.  

4.- Si ya tienes implementos, busca la comodidad. 

Después de saber lo que necesitas, debes procurar hacer más fácil la ejecución de tu responsabilidad, y esto solo es posible buscando, si es el caso, los lentes o mascarilla adecuada, por solo dar un ejemplo.

La búsqueda del implemento ideal tiene varias consideraciones, tales como: tamaño, apariencia, superficie protectora, horas en las que será utilizada, entre otras.  

5.- Verifica la iluminación para cuidar tu salud visual.

Es posible que tu función no necesite un equipo especializado, sino lo básico, y lo más elemental para poder hacer cualquier labor es tener una iluminación adecuada. Sea cual sea tu responsabilidad dentro de cualquier empresa, se debe contar con una iluminación correcta ya sea de origen natural o artificial.  

6.- Descanso de las pantallas. 

Si tu función consiste en estar todo el día trabajando frente a una computadora, debes tomar cada 20 minutos un descanso por 20 segundos. Esto lo recomienda la Asociación Española de Empresas de Equipos de Protección Individual en un trabajo publicado por diarioinformacion.com.

En este sentido también es importante bajar el brillo a las pantallas, esto no solamente es aplicable a las pantallas de computadoras, sino también a otros equipos que en el trabajo tengan pantalla, o incluso, a los dispositivos móviles como tabletas o teléfonos.

Uno de los beneficios de bajar el brillo de las pantallas es que incluso significan un ahorro energía eléctrica o batería de los aparatos electrónicos. 

7.- Parpadear es una forma de cuidar tu salud visual 

Una simple acción como es el parpadear puede ayudar a mantener tu salud visual, el principal beneficio del parpadeo es evitar la resequedad de los ojos.

Cada cierto tiempo mientras estés trabajando puedes “parpadear intencionalmente” para lograr prevenir los efectos del cansancio en tu visión.     

8.- Visitar al médico. 

Nunca está de más una visita mínimo anual al oftalmólogo, el objetivo es que se realice una revisión minuciosa. De dicha consulta, puede surgir la necesidad de utilizar lentes o adecuar los que ya tienes si se te han indicado con anterioridad

El doctor puede evaluar algún daño producido por las características de tu trabajo, así como también señalar el consumo de algún medicamento o colocación de gotas directamente en el globo ocular, y hacer cualquier otro tipo de recomendación  

Debemos cuidar nuestra visión, ninguna medida que tomemos con esa finalidad será exagerada o sin importancia. Mientras mejor esté nuestra vista, mucho mejor va a ser nuestra productividad en el lugar de trabajo.  

Con información de: diarioinformacion.com 

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*