Cómo motivarte para hacer ejercicios en la mañana: 5 prácticas efectivas

Imagen: Pixabay por StockSnap

Ejercitarte en la mañana, no se trata solo de poner el despertador, pararte, vestirte y salir a caminar, correr o hacer bicicleta. Así suena fácil y quizás lo hagas el primer día, pero qué pasa si quieres hacer de esto una rutina diaria.  Porque, seamos sinceros, ejercitarse no es una tarea fácil de realizar, sobre todo cuando te ves obligado a despegar tus ojos y levantarte antes que salga el sol.

Esta es una realidad que debes enfrentar y superar. Y esto bien vale la pena, si tomas en cuenta algunos estudios que señalan que ejercitarse en la mañana puede hacer que comas mejor, que te sientas más despierto y que, en general, tengas un día más saludable. Sin embargo, si esto no es suficiente para motivarte, a continuación hallarás una lista de prácticas efectivas para que emprendas sin dificultad tu rutina de ejercicios matutinos:

1.- Busca un compañero.

Una actividad es mucho más divertida cuando tienes un amigo con quien hacerla. Encuentra a alguien con quien correr, únete a un grupo para ir al gimnasio y comparte tus avances con tus compañeros.

Siempre es más fácil que un amigo te ayude a ponerte en forma, alentándote a seguir adelante, especialmente cuando quieres decir que no o piensas tirar la toalla.

2.- Arma tu lista de música.

Sea que vayas a correr o a hacer bicicleta, una buena selección de música siempre es importante. Los estudios han revelado que la música tiene la facultad de energizarte, ayudando a que aumentes tu rendimiento y mantengas alta tus energías.

Para que sea efectivo, debes tratar de buscar ese género musical que te haga olvidarte qué hora es y que impulse las endorfinas del ejercicio.

3.- Prepárate un café la noche anterior.

Beber café antes de hacer ejercicio, es una excelente forma de comenzar tu rutina con algo simple y saludable, en vez de tomar cualquiera de esos suplementos llenos de ingredientes que no puedes ni pronunciar.

Prepáralo la noche anterior y guárdalo en la nevera y, en la mañana, agrégale unos cubitos de hielo. Con esto no solo aumentarás tu energía, sino también acelerarás tu metabolismo y, por consiguiente, la perdida de grasa.

4.- Échate agua fría en la cara. 

Si suena la alarma y tienes que salir de la cama obligatoriamente, solo hay una cosa que puedes hacer antes de retroceder de nuevo bajo las sábanas. Eso es salpicarte con agua fría la cara. Esto es igual que un despertador automático que te pondrá de inmediato en marcha y listo para las actividades del día.

5.- Planifica tu “outfit”.

Deja de poner como excusa que no tienes tiempo en la mañana para escoger lo que te vas a poner para hacer ejercicio. Mejor prepara la noche anterior lo que te pondrás tanto para ejercitarte, como para ir luego al trabajo. Así evitarás perder tiempo en la mañana, ya que solo será vestirte y salir.

Con información de: Eatthis.com

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*