Evita desperdiciar tu sueldo. Aquí 5 consejos prácticos

Cómo evitar gastar de más sin se consiente de ello.

evita-desperdiciar-tu-sueldo

Todos hemos visto ese video que rueda por las redes sociales donde el mapache encuentra una pequeña porción de algodón de azúcar sobre unas rocas que están ubicadas en el río. En un descuido, el alimento cae dentro del río y desaparece. El animal asombrado al ver que lo que esperaba comer no estaba, introduce sus manos desesperadamente en el agua tratando de agarrarlo de manera infructuosa.  

Bueno, así nos pasa. A veces tenemos nuestro sueldo en las manos y sin querer lo desperdiciamos y comenzamos a desesperarnos porque el dinero no nos alcanza. Ante esta situación, inicia la incesante espera de la llegada de nuestra próxima fecha de pago, haciendo que estemos de mal humor por lo menos  15 días.  

Para evitar que nos pase como al famoso mapache, que vemos en las historias de WhatsAAp, es obligatorio tomar ciertas medidas que nos ayuden a usar eficientemente nuestro salario en las cosas que realmente necesitamos y que podamos planificar los gastos.  

Desesperarse no es la clave 

Es necesario sincerar el dinero que percibes en cada mes. A partir de allí,  haz una planificación del monto que se recibe por pagos y cuáles son los gastos fijos que debes hacer durante el mismo periodo de tiempo.  

Esta planificación contribuirá a que las personas puedan saber cuánto es lo que realmente ganan y en qué aspectos específicamente están gastando. También, ayuda a comprender si existe alguna bien o producto al que se le está dedicando una mayor erogación de dinero.  

Una de las recomendaciones que plantea el portal portafolio.co se basa en la distribución del dinero “Esta firma recomienda que el presupuesto sea 70-30, donde el 70 por ciento se destina a las necesidades básicas (alimentación, vivienda, transporte, servicios, salud, entre otros) y el 30 por ciento se destina a entretenimiento, ahorro y pago de deudas. Esta distribución es ideal para personas que viven en pareja y tienen hijos, pero si su edad, situación familiar, ingresos, entre otros, le permiten cubrir sus necesidades básicas con menos del 70 por ciento, es posible jugar con los números y destinar los excedentes al ahorro, al pago de las deudas y a los gustos personales”.  

Ahorrar siempre es una tabla de salvación |

Destinar por lo menos 10% de los ingresos mensuales al ahorro es ideal. Quizás para muchos es poco o para otros es mucho. Siempre, sin importar el porcentaje, es importante destinar una parte del dinero a tener un depósito para usar a futuro.  

Tampoco tiene que ser un sacrificio. Las personas que ahorran perciben que en ese dinero está depositada la confianza de un seguro a futuro, tampoco es necesario restringirse de todas las necesidades básicas, lo que se quiere es adquirir el hábito de reservar un poco y no derrocharlo todo.  

¿Locos por las compras? 

He conocido a más de una persona que no puede esperar por una rebaja, entonces no solo gastan gran parte de su sueldo, sino que además se endeudan solicitando créditos bancarios o pasando sus tarjetas de crédito.  

La cajetilla de cigarro, las bebidas alcohólicas, salidas a restaurantes y pagos de taxi son considerados gastos fuera del presupuesto. Aunque es difícil para algunos limitarse en algunos aspectos también es verdad que puede reducirse en gran medida.  

Gastos no contemplados 

También existen otras erogaciones que salen de nuestras manos. Las comisiones bancarias cuando empleamos la tarjeta de débito en los cajeros automáticos o hacemos una compra por los puntos de venta e incluso cuando retiramos en las taquillas de los bancos suponen un pequeño descuento que suele ser imperceptible, pero que de igual forma impactan en el presupuesto mensual.  

Antes de darse un lujo, pequeño, pero necesario, es forzoso que pueda hacer una evaluación de si es totalmente viable y si también todo el entorno económico se lo permite. Si desea hacer una compra, tómese el tiempo de escribir todos los artículos que necesita y una vez que llegue al lugar circunscríbase a todo lo que tenía planeado.  

Además no es comprar rápido tampoco. Ni ropa, electrodomésticos ni mucho menos el mercado deben ser decisiones veloces. Hay que aprender cuál es el sitio que ofrece los mejores precios. Muchas personas se unen para lograr descuentos de compras al mayor, obteniendo buenos precios en lugar de que si hubiesen comprado un solo artículo.  

Control en el hogar 

La energía eléctrica y el agua son dos servicios básicos que pueden llegar a regularse. Una recomendación es encender los electrodomésticos justo cuando van a ser usado. Si los dispositivos se dejan enchufados al tomacorriente durante todo el día también consumen energía.  

En el caso del agua, hay que ser previsivos de evitar dejar los chorros abiertos con la finalidad de que la facturación por este concepto no se exceda de la planificación pautada.  

Con información de:  portafolio.co

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*