La fantasía nazi que el día de hoy sigue gobernando el mundo.

Fanta y su origen en la Alemania Nazi

Parlamento Alemán con banderas
Imagen: Pixabay por WikimediaImages

La fantasía Nazi, o mejor dicho, el refresco Fanta surgió en la segunda guerra mundial, en la Alemania nazi. El nombre Fanta se deriva de la palabra alemana “Fantasía”.

Coca-Cola, llegó a Alemania en el año 1929, bajo el mando de Ray Powers. En aquel año, Powers, lanzó una fuerte campaña publicitaria para posicionar el producto entre los alemanes, la compañía en Alemania sería conocía con el nombre de Coca Cola GmbH. En un principio, el producto solo era vendido en bares y puntos de venta donde se podía mantener el producto a una temperatura de 4°, ya que en aquel entonces era difícil que las familias tuvieran refrigeradores en casa.

Max Keith y el crecimiento de Coca-Cola en Alemania.

Cuatro años después, en 1933, Max Keith, tomó el control de la compañía alemán, y fue en el año 1936, durante las olimpiadas de Berlín, que Keith batió récords de ventas gracias a las exitosas estrategias y campañas publicitarias, gracias a esto Keith se consolidó como un gran promotor de Coca Cola en Europa

Sin embargo, en aquellos días y casi a punto de estallar la segunda guerra mundial, la antipatía de los alemanes hacia todos los productos que tuvieran relacionados con Estados Unidos iba en aumento. Aunado a esto en el año 1936, Herman Göering, presentó a Hitler un plan de autosuficiencia que limitaba de forma rígida las importaciones y el crecimiento de las compañías extranjeras. Este acto acarreó graves problemas a Keith para importar a Alemania el jarabe para producir la Coca-Cola.

Debido a que el plan de Göering afectaba los intereses de la marca en Alemania, fue que, Robert Woodruff, presidente de Coca-Cola en Estado unidos, decidió intervenir y junto con Max Keith entablaron negociaciones para convencer a Göering de que Coca-Cola era un producto auténticamente alemán, logrando así combinar los intereses de Coca-Cola con los altos mandos nazis, a través de apoyos a los jóvenes nazis y a todas asociaciones relacionadas con el partido nacional socialista, alcanzando colocar la marca en el centro de la Alemania nazi.

No obstante, este crecimiento ascendente se vería afectado un año después cuando Karl Flach, presidente de la compañía Afri Soda, competidora directa de Coca-Cola en Alemania, visitó Estados Unidos y descubrió que algunas botellas de Coca-Cola tenían en su tapa impresa la palabra hebrea “Kosher”, esta palabra hace mención a la normativa bíblica de la ley judía. Karl Flach, aprovechó este hecho para difundir el rumor que la compañía Coca-Cola era de origen judío, este acto ocasiono la baja en las ventas del producto.

A pesar de las criticas Max Keith continúo lanzado su campaña publicitaria tratando siempre de asociar Coca-Cola con los intereses del Hitler y el partido Nacional Socialista.

Imagen por commons.wikimedia.org

El nacimiento de la fantasía nazi.

Fue entonces que el 1° de septiembre de 1939 Alemania invade Polonia, en consecuencia, Gran Bretaña y Francia declaran la guerra a Alemania imponiendo un bloqueo comercial. Esto significó una escasez en la importación de productos afectando también al concentrado para producir Coca-Cola. Por lo tanto, Max Keith en la búsqueda de una solución ideó una campaña donde participaron empleados y técnicos de la compañía en la búsqueda de una bebida alternativa. Y es así que en 1940 nace Fanta, una bebida concebida por las manos del Dr. Schetelig, a base de suero de leche, cafeína, azúcar de remolacha y pulpa de manzana. El nombre Fanta es una abreviatura de la palabra nazi “fantasía”, Keith pidió a sus empleados que dejaran volar su imaginación y fantasearan con la idea del nombre y fue así que surgió el nombre de ¡Fanta!

Más tarde, el 11 de diciembre de 1941, Estados Unidos entra a la guerra, ocasionado que las relaciones entre Coca-Cola GmbH y la casa matriz en Estado Unidos se corten definitivamente, en consecuencia, Alemania dejó de recibir el jarabe para preparar Coca-Cola, y por esto es sustituida totalmente por la bebida Fanta. La nueva bebida fue vendida como un producto de Coca Cola Alemania, salvando a la compañía de la quiebra.

Imagen: Pixabay por byrev

 

El fin del la guerra.

En 1945, al final de la guerra, con la entrada de los militares aliados en Alemania, Max Keith entregó Fanta a la matriz de Coca Cola en Estados unidos. En 1955 Coca Cola reintrodujo la nueva fórmula, como una bebida sabor naranja.

Si bien la historia de Coca Cola GmbH, en la Alemania nazi, es complica y en ocasiones un poco sombría, Se puede rescatar la astucia que tuvo su presiente, Max Keith. En primer lugar, instauró la marca Coca Cola como un producto auténticamente alemán. Sus campañas publicitarias estaban enfocadas en exaltar la empatía entre el producto y la mentalidad nazi de aquellos días, por consiguiente, logró comunicar una relación estrecha entre Coca Cola y el pueblo alemán.

De igual forma, cuando Herman Göering impuso un plan para limitar las importaciones de productos a Alemania, Max Keith logró convencerlo, a través de sobornos, para permitir el ingreso del jarabe y evitar que la producción del producto cesará.

Al mismo tiempo ideó, junto con sus empleados, una bebida nueva, en caso que no pudiera contar con el jarabe para Coca Cola, y es así que nace Fanta. Max Keith siempre estuvo un paso delante de sus competidores y solvento de manera efectiva todos los problemas que se presentaban a la compañía.

Gracias al esfuerzo y entereza de Max Keith es que hoy podemos contar con una singular bebida sabor naranja llamada Fanta. Y es aquí, donde partimos para decir que, aún a pesar de todas las adversidades siempre hay un camino para lograr el éxito y nunca rendirse.

Con información de: National Geographic en españolaweita, Historia de la Cocina y Gastronomía.

 

Pinea esta imagen en Pinterest!




Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*