¿Qué hacer si el estrés está afectando tus relaciones sexuales?

Cómo afecta el estrés a las relaciones sexuales

Estrés en las relaciones sexuales

El estrés es una de las palabras que mejor puede definir la cotidianidad actual que de igual forma puede afectar nuestras relaciones sexuales. Tan diversas son sus causas, como diversas las áreas de la vida a las que afecta.

Las situaciones de estrés tienen una incidencia negativa en las relaciones sexuales, es por ello que a continuación te ofrecemos una serie de parámetros que puedes analizar para saber si el estrés está afectando tu vida sexual, así como también las soluciones para superar esta incómoda situación. 

Afecciones físicas producto del estrés en la sexualidad. 

Uno de los riesgos del estrés es que puede estar dañando nuestra vida sexual sin quizás percatarnos, trayendo situaciones como ausencia de respuesta corporal ante estímulos básicos.

La mejor forma de saber si estamos pasando por esta situación es haciéndonos una autoevaluación, y analizando qué cosas anteriormente en el sexo nos parecían placenteras, divertidas, nos activaban de inmediato y hoy quizás el efecto no es el mismo. 

Dentro de las principales consecuencias físicas que tiene el estrés en la sexualidad está en el caso de los hombres la imposibilidad de mantener una erección, o incluso en algunos casos la ausencia de esta. También una de las afecciones  más comunes está relacionada con la eyaculación precoz.

Para determinar si el caballero es un eyaculador precoz solo es necesario hacer uso de un reloj, ya que si la eyaculación sucede luego de transcurridos menos de dos minutos posterior al inicio de la penetración, se está en un caso de eyaculador precoz. 

Es importante notar que la mayoría de los hombres en algún momento de su vida han sufrido de la eyaculación precoz, el problema está en si ese comportamiento se mantiene por un lapso de tiempo prolongado.

El estrés también se puede manifestar en él poco o nulo deseo de mantener relaciones sexuales, y muy especialmente en el caso de las damas por la ausencia de lubricación vaginal.

La ausencia de lubricación es un elemento perturbador, no solo para las mujeres, sino también para los hombres, ya que la fricción de los genitales puede llegar a ser dolorosa, levantando un nuevo elemento que impida el buen desarrollo de la relación sexual. 

El cerebro es el principal órgano sexual.  

La mente es la clave en el desempeño sexual, y todo aquello que la afecte tendrá una consecuencia positiva o negativa en nuestra sexualidad, en este caso el estrés puede tener un protagonismo no deseadoEs por ello importante analizar nuestros pensamientos durante el acto sexual, ¿Estamos concentrados en lo que estamos haciendo?, o por el contrario, ¿las preocupaciones del día a día las estamos llevando a la cama? Lo que esté pasando por nuestra mente va a tener repercusión en nuestro cuerpo.  

El sexo como causante de estrés 

Si hemos manifestado algunas de las situaciones anteriormente descritas y no hemos hecho los correctivos necesarios, más difícil será superarlos, lo que nos hará asociar el hecho de tener relaciones sexuales a estos problemas.

Por lo tanto, será más factible que dichos problemas se acentúen a que se superen, para lo cual es clave la compañía de profesionales y el apoyo de la pareja.  

¿Cómo sacar el estrés de nuestras relaciones sexuales? 

Son varias las cosas que se pueden hacer, y a continuación te diremos cómo hacerlo. 

Visitar el especialista.

Si observamos que sufrimos alguna disfunción es importante dejar a un lado el orgullo, sobre todo en el caso masculino. Según cuidateplus.marca.com la mayoría de los hombres mientras tarden más en acudir a un especialista van a hacer más difícil la recuperación. La ansiedad juega un rol fundamental que debe ser manejada de la mejor forma posible.  

Haz lo que te gusta.

Hay que bajar los niveles de estrés, y una buena forma de hacerlo es haciendo lo que nos gusta, no viendo los momentos de esparcimiento como una pérdida de tiempo, sino más bien como una contribución a equilibrar nuestro día a día. Lo mismo podemos aplicar a lo que hacemos en la alcoba, tratemos de al momento de tener relaciones sexuales hacer aquello que nos satisface y recibir de nuestra pareja lo que deseamos, de este modo se puede ir poco a poco superando la situación.   

Buena alimentación.

La misma situación de estrés hace que nos alimentemos mal, y una dieta equivocada nos trae consecuencias físicas muy perjudiciales, tales como aumento de peso, niveles elevados de tensión arterial, dolores de cabeza, contractura muscular, entre otros. Una dieta balanceada nos ayudará a fortalecer nuestra salud física, bajando la posibilidad de que el estrés deje marcas imborrables en nuestra salud sexual.   

El apoyo de la pareja.

Es fundamental que tengamos apoyo de nuestra pareja para superar cualquier dolencia que sea consecuencia del estrés, así también nosotros debemos estar prestos a ofrecer cualquier colaboración. 

El sexo es uno de los relajantes naturales por excelencia, no permitamos que las preocupaciones del día a día dañen uno de los oasis que tenemos y que nos permiten llegar a la sensación de placer y bienestar que como individuos necesitamos.       

Con información de: cuidateplus.marca.com

 

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*