ROA y ROE para principiantes

Aprende más sobre estos términos

ROA y ROE

Si eres estudiante adelantado de finanzas, contabilidad, economía o similares; o si trabajas para la parte administrativa de una empresa, los términos ROE y ROA seguro te son bien familiares.  

Si por el contrario, estás apenas empezando la carrera universitaria, o si estás iniciando tu emprendimiento, estos dos conceptos vas a verlos muy seguido. En la mayoría de los casos, te perseguirán y te dirán cosas que todavía no entenderás del todo.  

¡Pero no dejes que te asusten! Estas dos siglas son indicadores de gestión que nos ayudan a calcular, interpretar y a entender los márgenes de ganancias pérdidas de cualquier emprendimiento. Y si tu objetivo es emprender, pues te conviene saber usarlas. 

Conocer los indicadores de gestión de una empresa nos sirve para muchas cosas; sin embargo, su mayor utilidad consiste en ayudarnos a calcular su rentabilidad si queremos tomar el riesgo calculado de invertir nuestro dinero en ella. Comencemos pues a develar sus secretos. 

El ROA 

El ROA es un acrónimo de las siglas para Return On Assets. Este ratio nos brinda una medida de la capacidad que tiene una empresa en transformar la inversión en ingreso neto. Mientras mayor ROA tenga la empresa, más éxito tendrá.  

El ROA se obtiene de la relación entre el beneficio alcanzado en un período determinado, y los activos totales de una empresa. Sirve para medir la eficiencia de los activos totales de la empresa sin fijarse de las fuentes de financiamiento, y de la carga fiscal del país en el que se desarrolla la actividad. 

¿Cómo se obtiene el ROA? 

El ROA también se calcula con la siguiente fórmula: 

calculo de ROA

La fórmula explica que el ROA se obtiene del beneficio neto dividido por sus activos totales. La utilidad del ROA radica en que es el índice por excelencia para la toma de decisiones financieras.  

Para calcularlo, usamos el beneficio antes de incluir los gastos financieros y fiscales. Se usa este índice para obtener números sinceros que no hayan sido afectados por los efectos de las legislaciones fiscales entre países para así compararlas. Esto favorece la inversión extranjera y promueve la competencia. 

Asimismo, se considera que 5% es considerado un buen ROA y por ello, es la meta a alcanzar y superar:   

La magnitud con la que se relaciona son los activos medios ponderados, dato que se calcula generalmente como el activo promedio de dos balances consecutivos y que incluye el valor de todos los activos (edificios, patentes, producto…) que  posee una empresa en un tiempo determinado.  

Se utilizan los activos medios para eliminar el efecto de una variación puntual en el activo, pero se puede usar también el dato del activo en un momento dado. 

El ROA además funciona a la par con otro indicador: El ROE. Veamos de qué se trata. 

El ROE 

De la mano al ROA, tenemos el ROE. De las siglas en inglés Return on Equity, que traducido al español se refiere a Rentabilidad Sobre Recursos Propios. Funciona como termómetro financiero de la rentabilidad de las empresas. 

El ROE define los parámetros que miden el rendimiento económico que percibe un accionista con relación al capital invertido en una empresa. Con el ROE también se determina la capacidad que tiene un negocio para generar un margen de ganancia atractivo. 

¿Cómo se obtiene el ROE? 

La rentabilidad financiera o ROE es el resultado en porcentaje que se recibe al dividir el beneficio neto después que se han cargado los impuestos entre el patrimonio neto. Entonces, la fórmula para calcularlo es: 

calculo de ROE

El ROE se usa ampliamente en muchos sectores de producción y sirve a los accionistas para comprobar si existe algún beneficio neto atractivo después de haber invertido en algún negocio determinado. 

Es claro que pueden influir diversos factores externos al momento de calcular con precisión la ganancia generada, pero con estos datos de beneficio y patrimonio, ya obtienes una idea de cómo será el comportamiento de tus inversiones. 

Aplicaciones del ROE 

El ROE puede servir de información para las partes interesadas, es decir, desde el punto de vista del inversor y el de la empresa que recibirá el capital. 

El ROE según el inversionista 

La tasa de rentabilidad indicada por el ROE se ha difundido ampliamente en el mundo de los negocios, ya que representa una medición expedita de la evolución de las empresas.  

Desde el punto de vista del accionista, es conveniente que el ROE sea elevado en comparación con términos de ganancia absoluta. Se trata en sí de un indicador importante para hacerle seguimiento a su inversión. 

El ROE según la empresa 

El ROE le brinda a la empresa un panorama de información sobre cómo se emplean las inversiones de los accionistas, y analizar los escenarios para lograr mejores ganancias. 

Si la empresa cotiza para el mercado de capitales con una tasa de ROE elevada, su renombre en el mundo financiero aumenta gracias a la rentabilidad que representa. Con un alto ROE, las acciones de la empresa aumentan de valor. 

Esto compromete a la empresa a mantener estos índices al implementar políticas de trabajo organizado con miras a incrementar la productividad. El ROE sirve de guía para comparar la rentabilidad entre empresas del mismo sector. 

La fórmula Dupont 

Formula Dupont

El Análisis DuPont es una herramienta útil que se emplea para descomponer los elementos que influyen en el retorno de la inversión (ROE o ROI). Esta descomposición permite a los inversionistas conocer a fondo el rendimiento de la empresa. 

Según este análisis los valores de estos indicadores financieros son eficiencia operativa, eficiencia de uso de activos y el apalancamiento financiero. 

La eficiencia operativa es el margen de utilidad neta que a su vez se obtiene dividiendo el ingreso neto por el patrimonio neto promedio. La eficiencia del uso de activos se mide por la rotación total de activos. Con el apalancamiento se analiza el multiplicador de capital. 

Cuando calculamos el ROE de una compañía determinada, lo que estamos midiendo realmente es la capacidad que tiene la sociedad para generar beneficios a sus accionistas. Con el ROA se mide la eficiencia sin fijarse de la fuente de los recursos. 

Todo inversionista quiere ver un margen de ganancia rentable, y uno de los indicadores de gestión para ello es el sistema DUPONT porque permite estudiar en detalle los factores que influyen en el ROE.  

Si tenemos un capital para ponerlo a producir e incrementar nuestras finanzas debemos tomar en cuenta estos indicadores para asegurarnos que todo irá según lo planificado. 

Se el primero en comentar

Deja tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.


*